Sobre el Cáncer de Seno:

Claves:

– La obesidad –Índice de Masa Corporal (IMC) mayor o igual a 30– es una causa de inflamación crónica, con una prevalencia global en rápido aumento.

– La inflamación crónica se asocia con el desarrollo y la progresión de una serie de tumores malignos epiteliales comunes.

– El Síndrome Metabólico (SM) se caracteriza por cursar con: Resistencia a la Insulina (RI), hipertensión, dislipidemia y obesidad visceral. Cada uno de estos síntomas por sí solo es un factor de riesgo de cáncer; juntos, significan un riesgo múltiple.

– Cuanto mayor es el grado de RI con o sin obesidad en las mujeres, mayor es el riesgo de desarrollar un cáncer de mama más agresivo.

– El SM se asocia con un mayor riesgo general de cáncer de mama, mayor agresividad y peor pronóstico.

– Una glicemia elevada en ayunas (Resistencia a la Insulina) demostró ser un riesgo significativo de cáncer de seno en mujeres pre y posmenopáusicas.

– Entre los casos de cáncer de seno, 26 % eran consideradas pacientes obsesas, 16 % con hiperglicemia, 54 % hipertensas y 30 % con dislipidemia.

– Cada vez hay más pruebas de que la inflamación es un mecanismo central a través del cual la obesidad promueve la progresión del cáncer a través de efectos locales en el microambiente tumoral, así como efectos sistémicos en el huésped.

– La inflamación crónica del tejido adiposo blanco (WAT, por sus siglas en inglés) visceral ocurre en la mayoría de las personas obesas. Esta inflamación está asociada con el aumento de mediadores proinflamatorios que promueven el desarrollo de RI y Diabetes Mellitus (DM), los cuales se asocian con menor sobrevida en pacientes con cáncer de seno.

Dra: Sandra González

Consultorio 712 sur

Medicina Funcional